logo_sorti

SORT-I

SISTEMAS ÓPTICOS PARA LA GESTIÓN ACTIVA DE RIESGOS TRANSITORIOS

logo_mineco

Proyecto cofinanciado por el Ministerio de Economía y Competitividad y Fondos FEDER (Fondo Europeo de Desarrollo Regional).

mineco_ue

Introducción

El consorcio formado por FCC Construcción, GEOCISA, la Fundación CARTIF y AITEMIN está desarrollando el proyecto:

"Sistemas ópticos para la gestión activa de riesgos transitorios (SORT-I)"

(RTC-2014-1868-8)

El proyecto pertenece al programa RETOS-COLABORACIÓN 2014, y se engloba dentro del Reto en Seguridad, Protección y Defensa, pero también dado el carácter y el impacto transversal del proyecto, SORT-i también da respuesta al Reto en Transporte Sostenible, Inteligente e Integrado. La ejecución del mismo comprende las anualidades 2014-2016.

Resumen


El objetivo principal de este proyecto consiste en el desarrollo de herramientas basadas en sistemas ópticos y nuevas tecnologías para la identificación, seguimiento y gestión de riesgos estructurales en edificios e infraestructuras de manera inteligente, automática y telemétrica, como medio para
maximizar la seguridad y minimizar los riesgos de daños físicos en situaciones de alto potencial de colapso estructural.

Cuando se produce un desastre natural (terremoto, riada…) o un accidente (choque, incendio…) sobre un edificio o infraestructura se provoca un alto riesgo de derrumbamiento o colapso
estructural. El derrumbe o pérdida imprevista de la integridad o estabilidad de los sistemas estructurales cuenta con un alto potencial para ocasionar daños a las personas, tanto a personal especializado como a la población civil, siendo una de las principales causas de aparición de víctimas humanas en situaciones de catástrofes naturales o fenómenos meteorológicos de gran impacto, pero también ocasionadas por un deterioro no previsto de infraestructuras y edificios. Posteriormente se deben proponer una serie de medidas para la rehabilitación o reparación sobre el
edificio o infraestructura. Sin embargo en este momento el grado de inestabilidad estructural puede hacer que una patología no detectada o las condiciones climáticas (lluvia, vientos…) puedan
incrementar los riesgos estructurales. Se detecta por tanto en esta fase la necesidad de realizar un seguimiento y control de los riesgos existentes.

Es decir dicho riesgo no es puntual (en el momento de aparición del evento), sino que continua hasta haber reconstituido las características resistivas estructurales, pudiendo provocar daños durante la intervención al personal especializado pero también a la población circundante. Por ello el fin y objetivo último del proyecto es proporcionar nuevos desarrollos que minimicen
dichos riesgos, a través de tres estrategias principales:

- Minimizar el acceso de personas a zonas de alto riesgo.
- Conocimiento de la evolución del comportamiento estructural.
- Conocimiento de la aparición del fallo con el suficiente tiempo de reacción.

De esta forma el proyecto presenta como objetivo general aportar una solución a la evaluación, identificación y reducción de riesgos en grandes sistemas estructurales, como elementos portantes
de la actividad diaria y tejido productivo de la sociedad, y los cuales tienen un alto impacto sobre la seguridad y salud de la población.